miércoles, 17 de julio de 2013

Terapia con “plantas anticancerígenas” no basada en ensayos clínicos: vender la piel del oso antes que cazarlo.

Como vimos en la entrada anterior, la farmacología clínica es una herramienta esencial a la hora de demostrar la eficacia y la seguridad de sustancias de origen natural o sintético.
 A pesar de que esta información científica es de fácil acceso, existen en Internet ciertas páginas carentes de rigor científico y potencialmente dañinas para la salud pública en las cuales personas sin titulación sanitaria recomiendan vegetales para tratar enfermedades graves, tanto en el discurso o hilo principal como en los comentarios

Los argumentos que utilizan en su defensa son de diversa índole, todos ellos de dudosa veracidad científica, desde la falta de efectos adversos de las plantas hasta el odio más irracional  y absurdo hacia el sector farmacéutico (observen la réplica del autor del blog)
            Asímismo, los estudios preclínicos aportados en sus afirmaciones carecen de validez, es decir, no exponen la eficacia ni la seguridad del vegetal estudiado en humanos, como ya apuntamos en este enlace. Además, el autor confunde dos enfermedades entre sí, la hiperplasia benigna de próstata  y el cáncer. En definitiva, su supuesta fitoterapia huye de la investigación clínica y el conocimiento médico, por lo tanto, puede ser ineficaz y potencialmente peligrosa.
            Otro problema consiste en afirmar rotundamente que la fitoterapia carece de efectos nocivos, lo cual es erróneo, puesto que cualquier medicina, independientemente de su origen, tiene reacciones adversas asociadas, como advertimos en estos dos ejemplos. Curiosamente, este último medicamento anticancerígeno se obtuvo del tejo, así como la vincristina y la vinblastina de esta planta  se comercializaron por laboratorios. Así pues, curar el cáncer interesa, siempre que exista evidencia y un perfil toxicológico adecuado, condición que no cumplen algunas plantas (como señala esta revisión canadiense bien documentada) poseedoras de compuestos adicionales con efectos diferentes a los deseados, lo que nos obligaría a aislar el químico puro responsable de la supuesta actividad antitumoral.
Sea como fuere, necesitamos establecer una dosis fija de una determinada molécula para un tratamiento adecuado, lo que con infusiones o la ingestión de hojas es imposible, además de potencialmente dañino, como podrán deducir los lectores. En definitiva, es un error recomendar un vegetal para el cáncer sin una experimentación rigurosa en humanos.

            Por todo ello, podemos concluir que la promoción de la medicina natural antineoplásica no basada en ensayos clínicos en humanos supone un grave atentado contra la salud pública. Las únicas personas capacitadas para la lucha contra el cáncer son los profesionales sanitarios que abogan por la medicina científica.
 

6 comentarios:

  1. Gracias por dejar tu comentario en mi blog (por cierto, soy "Pau" en el blog de Josep Pamies; he visto que dejamos comentarios en el mismo hilo).

    Efectivamente, lo que difunde Pamies en su blog es en muchas ocasiones un peligro público. Charlatanes, curanderos, y seguidores incondicionales han existido siempre. Esto no es más que la versión moderna.

    Me quedo con una frase de Pamies: "Cuando dicen que ya no hay nada mas que hacer, siempre hay esperanza. Incluso con los criterios de la medicina oficial, nunca se puede afirmar categóricamente que ya no hay remedio, ya que de remisiones espontáneas y sin explicación científica se han estudiado a miles (...) Por este motivo desde la Dulce Revolución nos dedicamos a sembrar esperanza".

    Está todo dicho. Algunos ya hemos contribuido demasiado al tema, con paciencia y desinteresadamente, sólo para ser insultados y acusados de favorecer a determinados intereses ocultos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Betawriter !
      Un saludo

      Eliminar
  2. YAAAAA en serio te crees tus palabras?? sabias que las vacunas aprobadas por el gobierno, y la OMS contienen neurotoxinas, has leído alguna vez el inserto de la vacuna de la influenza? imagino que ya sabes que esta droga NO ESTA PROBADA EN MUJERES EMBARAZADAS y no se sabe que riesgo podría correr el feto ni la madre, y sin embargo el gobierno anima a estas a vacunarse. yo que ud dejaría de creer a ciegas en que las compañías farmacéuticas se preocupan de verdad de la salud, cuando lo único que curan son los síntomas y no de la resolver ni averiguar la causa de estos? abra los ojos lea los insertos de las drogas que se toma, no digo que hay que creer todo lo que aparece en los blogs... este es uno, pero informese, y no se quede solo con lo que le dice su medico, el es muy sabio, no menosprecio su esfuerzo, pero a ellos no les enseñan a cuestionar procedimientos, son asi y así se quedan. Me parece muy doble estándar que no acepten las acusaciones de favorecer intereses ocultos y usted en su blog ponga en la misma bolsa a charlatanes y curanderos sin siquiera conocer la diferencia. Ademas, A ti quien te obliga a comer plantas a punta de cañón? quien te va a obligar? que riesgo hay para tu salud? cada uno a lo suyo, por que quieres detener algo que no te concierne, me dio rabia tu campaña, sabes? solo basada en la ignorancia, no eres mas que otra oveja, obediente, sumisa que no cuestiona nada y solo obedece. mas que rabia, me das pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio se cree sus palabras, señor anónimo? ¿o más bien se dedica a repetir mantras? Le animo a coger algún libro de ciencia de vez en cuando (no muerden) y a dejar de dar consejos y/o lecciones mediante comentarios sin firma.

      Eliminar
  3. noooo mejor se prohibe la artemisa natural porque las farmaceuticas sacaron un comprimido con una insignificante parte de las propiedades de dicha planta...o mejor leerse un libro de ciencia escrito por cualquier cientifico sobornado o intimidado por la gran secta jajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los típicos argumentos de siempre, más o menos discutibles, con los que se puede estar más o menos de acuerdo pero que no versan sobre el tema expuesto.

      Eliminar